_____________________ _______________________

DOÑA TULA, SUEGRA

Doña Tula, como buena suegra que se precie de serlo, es capaz de las mayores crueldades con el infeliz de su yerno, el pobre Clotildo. Mucho debía querer Clotildo a su esposa Filomena para aguantar en casa a semejante monstruo, que se jactaba de no permitirle fumar ni ir al fútbol, o de echarle polvos matarratas en la comida. Y que lo mismo le mandaba a lavar los platos que le partía la cabeza con una buena cachiporra. Doña Tula encarna a la perfección a esa suegra de toda la vida que considera que cualquier palomo que se acerque a su hijita es un canalla y un desgraciado en potencia, y que la mejor medicina para un hombre es el jarabe de palo.
Cierto es que suegras como éstas, ya quedan pocas. Aunque nos hubiera gustado conocer a la suegra de Escobar, el genial creador de Dª Tula. Quizás la buena señora no se tomó muy a bien las historias de dicho personaje y esa historia de que tuvo que defuncionarla por órdenes de la censura sólo fuera una excusa para no tener que confesar a los amiguetes la férrea dictadura a la que le sometía, como a todo hijo de vecino, su suegra.

ESCOBAR
No queremos despedirnos sin antes agradecer al gran ESCOBAR los fabulosos buenos ratos que nos ha hecho pasar con todas sus creaciones, que son casi incontables: Carpanta, Petra criada para todo, Toba, Don Óptimo y Don Pésimo, Blasa portera de su casa, Tres pelos y Kid Pantera, El Profesor Tenebro, Doña Trini y sus animalitos, Plim el mago, y como no, Zipi y Zape.