Palacio del Congreso
Situado en la Plaza de las Cortes, se levantó sobre los terrenos que ocupaba el templo del Espíritu Santo, en el cual se reunían las Cortes entre 1834 y 1842. Durante el tiempo que duraron las obras, se trasladaron las sesiones al Salón de Baile del Palacio de Oriente.

Es obra del arquitecto Narciso Pascual y Colomer. Aunque se iniciaron las obras en el año 1843, y se terminaron en 1850, su fachada sigue el modelo de palacio renacentista.

  Destaca su gran portada neoclásica, compuesta por un pórtico con seis columnas corintias. Al final de la escalinata se encuentra una puerta de bronce, realizada por José María Sánchez Pescador; a ambos lados de la escalinata están situados dos leones, obra de Ponciano Ponzano, fundidos  en bronce en la Maestranza de Sevilla en 1866, con el bronce de unos cañones tomados al enemigo después de la Guerra de África de 1859-1860.
Palacio del Senado
Situado en la Plaza de la Marina Española, fue construido en el año 1581 por Francisco de Montalbán bajo los diseños de Juan de Valencia y Fernando de Mora como Colegio de Doña María de Córdoba y de Aragón.

De estilo renacentista, en 1835, al convertirse en Palacio del Senado, el edificio sufre numerosas transformaciones, entre ellas la conversión de la iglesia de planta rectangular en Salón de Sesiones de planta ovalada. Asimismo se modificó la fachada con un cuerpo de cuatro pilastras. En el interior sobresale el Salón decorado al estilo neo griego que caracteriza al edificio en su conjunto. Se inauguró en 1894. Tiene una magnífica biblioteca neogótica de 1883.