Salas de Cine

Real Cinema Plaza de Isabel II, 7

La construcción de este teatro-cine fue obra del arquitecto Teodoro Anasagasti. Sus grandes proporciones le convirtieron en el mayor de España, con capacidad para 1.000 butacas, 54 palcos y 700 sillones en el anfiteatro. A sus grandes dimensiones se sumaban la comodidad que presentaba, su elegancia y la decoración interior. Fue inaugurado el 15 de Mayo de 1920 por Alfonso XIII.  En 1992 el cine fue profundamente reformado por el arquitecto Gilbert López-Atalaya, siendo dividido en cuatro salas de proyecciones, una principal con 400 butacas y la particularidad de convertirse en teatro, y otras tres más pequeñas con una capacidad total de 670 localidades.

Cine Madrid Plaza del Carmen, 2

En su origen, ya desde finales del siglo XIX, funcionó como popular frontón, conocido como Frontón Central, y Gran Kursaal (1904). Una reforma del edificio lo convirtió en el Teatro Madrid por un breve periodo. Su conversión como cinematógrafo vivió varios periodos, entre 1925 y 1943, y como multicine a partir de la década de 1970, que cerró a comienzos del siglo XXI, y que tras unos años en estado de abandono fue derruido. Durante su etapa como frontón-sala despertó el interés de escritores de la época como Valle-Inclán.

Cine Ideal Calle Doctor Cortezo, 6

Es uno de los cines más antiguos con carácter permanente de la capital española. Fue inaugurado el 10 de mayo de 1916. Sin embargo, su aspecto actual apenas recuerda el original. El local, proyectado por el arquitecto José Espelius, tenía capacidad para casi tres mil espectadores. En 1932 el Ideal se adaptó para realizar representaciones teatrales, especializándose en zarzuelas y espectáculos musicales. En 1990 fue adquirido por la empresa Yelmo Cines, la cual lo reformó totalmente para transformarlo en un complejo de ocho minisalas (más una novena abierta en 1996), especializado en la versión original. Conserva unas hermosas vidrieras, restauradas en 2002, atribuidas a la factoría de Maumejean. Se trata de una alegoría del cine, en forma de una persona misteriosa que apoya su cara en un proyector encendido, flanqueada por pavos reales y guirnaldas.

Cine Dore  Calle Santa Isabel, 3.

Hasta hace poco tiempo el Cine Doré se debatía entre la rehabilitación y el derribo, siendo quizá su singular aspecto modernista y su papel como sede de la Filmoteca Nacional lo que le ha librado de la piqueta. El cine, que vino a remplazar a una antigua barraca en la que proyectaban películas desde comienzos del siglo XX, fue proyectado y construido entre 1922 y 1923 por el arquitecto Críspulo Moro Cabeza con un aspecto moderno y singular. De su interior destaca el efecto teatral de su escalera, las dimensiones del vestíbulo y la disposición de la sala de proyecciones en tres alturas. Ha sido varias veces restaurado, en 1925 por el arquitecto Manuel López Mora, una segunda en 1932 y en 1984 por el arquitecto Francisco Javier Feduchi Benlliure. El cine tomó el nombre de su pasaje contiguo, que comunica las calles de Atocha y de Santa Isabel, y está dedicado al pintor francés Pablo Gustavo Doré.

Cine Avenida Gran Vía 37
Este cine
situado en el segundo tramo de la Gran Vía, de estilo clasicista, fue construido en 1926 por el arquitecto J. Mª de la Cuadra Salcedo y Arrieta Mascarúa. En su interior destaca la bella escalera de mármol que une el vestíbulo con la primera planta.

Palacio de la Música -   Gran Vía, 35.

Fue construido entre 1924 y 1926 por el arquitecto Secundino Zuazo Ugalde, quien lo concibió como un edificio multifuncional compuesto por una sala de cine y conciertos, una sala de fiestas bajo el patio de butacas, y un cine de verano al aire libre en la azotea.
Fue inaugurado con el nombre de Cine Sage el 13 de Noviembre de 1926, con un concierto dirigido por el maestro Lasalle, y al día siguiente se proyectó la primera película, La venus americana. El edificio, que a partir de 1928 empezó a ser conocido como Palacio de la Música, tenía un aforo de unas 2000 butacas, lo que le situaba entre los 20 cines más grandes de Europa. En el exterior destaca la fachada, de concepción claramente clasicista, mientras que en el interior es interesante su decoración barroca. El 22 de Noviembre de 1932 sufrió un importante incendio.
En 1983 el arquitecto Enrique López Izquierdo Camino realizó una reforma para convertirlo en multicines, construyendo dos nuevas salas aprovechando los bajos en donde había estado la sala de fiestas.

Palacio de la Prensa - Plaza del Callao,4

Situado sobre un solar pentagonal en la Plaza del Callao, fue construido entre 1925 y 1929 por el arquitecto Pedro Muguruza Otaño para sede social de la Asociación de la Prensa de Madrid. Muguruza concibió el Palacio de la Prensa como un edificio multifuncional de tipo norteamericano, ya que además de la sede administrativa de la Asociación, albergaba un café concierto, un cinematógrafo, viviendas de alquiler y oficinas.
La primera piedra la puso Alfonso XIII el 11 de Julio de 1925, y el 2 de Enero de 1929 se inauguraba con la proyección de la película El destino de la Carne. El coste total del edificio fue de ocho millones de pesetas. El cine tenía un aforo de 1840 localidades y eventualmente funcionaba como teatro porque estaba provisto de un pequeño escenario. Fue diseñado originalmente con el patio de butacas en la primera planta, por lo que para acceder a él los espectadores tenían que usar el ascensor, ocasionando no pocos retrasos en las proyecciones e incomodidades a los usuarios. En 1941, el arquitecto Enrique López-Izquierdo reformó el edificio desplazando el patio de butacas al nivel de la calle. En 1991 se hizo una nueva reforma convirtiéndolo en un cine multisalas.

Cine Callao - Plaza de Callao, 3.

Este cine fue concebido originalmente por el arquitecto Luis Gutiérrez Soto como un gran complejo de recreo a la vez que edificio para oficinas,
En el interior de este edificio principal o de recreo, construido entre 1926 y 1927, se dispuso una gran sala de cine y tiendas en la planta principal; almacenes, un café y sala de fiestas en el sótano y también se incluyeron locales para oficinas en el anfiteatro.
La composición de la fachada se realizó con masas claras y rotundas y la esquina se remató con un torreón luminoso que anunciaba las proyecciones en cartel. Del interior destaca su decoración abigarrada y profusa en dorados, en clara aproximación al artdéco.

Cine Rex -      Gran Vía, 43

Este edificio fue obra del  arquitecto Luis Gutiérrez Soto. El cine se inauguró el 24 de abril de 1945 con la película La Venus de la Selva. De arquitectura neoclásica madrileña, comenzó a funcionar con un aforo de 500 butacas en sesión continua. El resto del edificio lo ocupa un hotel del mismo nombre que si permanece abierto.

Cine Capitol -Gran Vía 41

El Edificio Carrión (también conocido como Edificio Capitol) es uno de los más conocidos del tercer tramo de la Gran Vía madrileña. El edificio, de catorce plantas, fue proyectado por los arquitectos Luis Martínez-Feduchi y Vicente Eced y Eced y construido entre los años 1931 y 1933. A comienzos del siglo XXI el edificio acoge el cine, una tienda de ropa y un hotel. El estilo de su fachada corresponde a una arquitectura expresionista.