Plaza de Colón
Es a partir del siglo XIX cuando empieza a tener importancia esta plaza, con la urbanización del paseo de la Castellana y como puerta al naciente barrio de Salamanca.

Al principio era un espacio monumental representado por los edificios que la flanqueaban: Biblioteca Nacional, Casa de la Moneda y Timbre y Palacio de los Duques de Medinaceli.
Hoy la fisonomía de la plaza es totalmente distinta; situada en la confluencia de los paseos de Recoletos y la Castellana, con las calles de Génova, Goya, Serrano y Jorge Juan, con los Jardines del Descubrimiento, situados en el solar que antes ocupaba la Casa de la Moneda, estos jardines, sirven de marco a la plaza con la Biblioteca Nacional y el Museo Arqueológico Nacional a un lado y las Torres de Jerez al otro. La columna neogótica de la estatua de Colón preside la plaza. En uno de los extremos del parque, cuatro grandes esculturas de hormigón recuerdan el viaje histórico hacia el Nuevo Mundo que emprendió Colón en 1492. El centro del jardín está dedicado a zona estacional y ajardinada con plantación de olivos y cedros, y con una gran bandera de España presidiendo el entorno. Debajo de los jardines y a través de una cascada de agua en la entrada, se encuentra el Centro Cultural de la Villa donde se puede disfrutar de conciertos y representaciones teatrales.

Las Torres de Jerez son dos edificios gemelos de 120 metros de altura, construidas entre 1967 y 1976 en cristal y metal, obra del arquitecto Antonio Lamela. En esta obra se utilizó por primera vez en España el denominado proceso de “arquitectura suspendida”, la construcción del edificio desde arriba hacia abajo teniendo como referencia dos núcleos de hormigón en el centro.

De estilo neogótico y finalizada en 1885, bajo el reinado de Alfonso XII, el Monumento a Colón destaca por su gran pedestal, con una altura de 17 metros, obra de Arturo Melida y Alinari. El pedestal representa en su lado de poniente a Colón exponiendo sus proyectos a Fray Diego de Deza, y en el lado de oriente a la reina Isabel la Católica ofreciendo sus joyas al marino. La figura de Colón que corona el monumento es obra del escultor Jerónimo Suñol y tiene tres metros de altura.

Junto a la Plaza de Colón, entre las calles de Jorge Juan, Serrano, Villanueva y el paseo de Recoletos, se encuentran la Biblioteca Nacional (con fachada al paseo de Recoletos)y el Museo Arqueológico Nacional (con fachada a la calle de Serrano), en un edificio común proyectado por Francisco Jareño en 1865 y concluido por Antonio Ruiz de Salces en 1896. La biblioteca tiene el atractivo adicional de ser una de las bibliotecas con mayor fondo bibliográfico del mundo. De estilo neo helénico, dórico en el piso inferior y jónico en el superior, esta rematada por un frontón en el que se representa el triunfo de las letras, las ciencias y las artes, obra de Agustín Querol.