Corralas Madrileñas
Corrala de Tribulete.-

Calle de Tribulete, 12, c/v Calle del Mesón de Paredes.

Durante el siglo XIX, las Corralas se consolidaron como el edificio de viviendas típico de la cada vez más numerosa clase obrera madrileña. Vistas en la actualidad como uno de los edificios más castizos de aquel siglo. Situadas sobre todo en las rondas y en sus proximidades, eran viviendas estrechas donde llegaban a vivir hasta dos familias juntas para poder pagar el alquiler. Además la mayoría no tenían ni agua corriente ni luz y su pésima ventilación impregnaba al edificio -con un solo retrete por hilera- de un olor insoportable.

La más conocida de estas casas de corredor es la situada en la calle Mesón de Paredes, flanqueada por las calles Sombrerete y Tribulete. Construida en 1839, se trata de una construcción humilde de ladrillo y madera, estructurada entorno a un patio que da a la calle Mesón de Paredes. Su composición es a base de cuartos exteriores e interiores a los que se accede a través de galerías.En 1977 tras ser declarada Monumento Nacional, fue objeto de una profunda restauración.

Corrala de Miguel Servet.-

Miguel servet, 21 c/v Calle del Mesón de Paredes.

Otra corrala conservada en muy buen estado, tambien restaurada, es la de la calle Miguel Servet, en su confluencia con las calles de Mesón de Paredes y el Espino.

Ofrece uno de los conjuntos más representativos de viviendas con la tipología de "corrala", con muros portantes de entramado y viguetas de madera.

Este singular edificio de corrala madrileña, llama también la atención por un bonito reloj de sol vertical, pintado sobre la fachada.