Entrada a la Gran Vía
A la entrada de la Gran vía, en los números 1 y 2, uno a cada lado, se encuentran dos edificios de gran belleza:

Edificio Gran Peña.- Dirección: Gran Vía, 2.
Construido por los arquitectos Eduardo Gambra Sanz y Antonio de Zumárraga, se trata de uno de los primeros edificios construidos en la Gran Vía. Fue proyectado en 1914 como sede de la Sociedad Gran Peña, que ocuparía los sótanos, el ático, y la plantas baja y primera; mientras que el resto del edificio se destinó a viviendas para alquiler. Las obras empezaron en 1915, prolongándose hasta el año siguiente.
Desde el punto de vista arquitectónico, está construido sobre un solar en esquina, destacando en el exterior la fachada, que podríamos inscribirla dentro del barroco clasicista.

Edificio Grassy.- Dirección: Gran Vía, 1 y 3.
Situado al comienzo del primer tramo de la Gran Vía, fue construido entre 1916 y 1917 por el arquitecto Eladio Laredo y Carranza.
Concebido como un edificio de viviendas y oficinas, arquitectónicamente presenta una clara concepción ecléctica. Comprende dos casas independientes que se unen por un vestíbulo en la planta baja y por el patio. Destaca la rotonda de la esquina rematada con dos templetes superpuestos de influencia renacentista. El edificio es conocido por albergar el establecimiento del relojero francés Alejandro Grassy, que hoy en día también funciona como museo, y en donde podremos observar la magnífica colección de relojes del siglo XVI al XIX que pertenecía al maestro Grassy.