Iglesia Colegiata de San Isidro

La Colegiata de San Isidro se encuentra situada en la calle de Toledo.

Se inician las obras en 1622, sobre trazas de Pedro Sánchez. En 1633 continúa la obra el Hermano Francisco Bautista, y en la fachada parece que participó también Pedro de la Torre.

Construida por expreso deseo de María de Austria, es la iglesia más monumental del barroco madrileño, la planta es de una sola nave con crucero y capillas laterales.

En el exterior destaca su fachada monumental, labrada en granito y compuesta por un cuerpo central de cuatro columnas corintias, flanqueado por dos pilastras del mismo orden a cada lado.

En 1768 fue la Colegiata fue reformada por Ventura Rodríguez.

 

 

 

 

En Febrero de 1769 se traslado allí el cuerpo de San Isidro Labrador, patrón de Madrid, así como el de su esposa Santa María de la Cabeza. Es una de las iglesias más tradicional y emblemática para los madrileños.

El edificio corresponde al Antiguo Colegio Imperial de la Compañía de Jesús, del siglo XVII.

Con la creación de la Diócesis de Madrid Alcalá el 7 de Marzo de 1885, la colegiata se convirtió en Catedral provisional de Madrid, rango que ostentó hasta que en 1993 se acabaron las obras de Nuestra Señora de la Almudena, volviendo a recuperar el título de colegiata.