Edificios en la calle Mayor

Palacio de los Consejos - Capitanía General.- Calle Mayor, 79.
El arquitecto Juan Gómez de Mora,  participó en su construcción desde el inicio de sus obras en 1611. El palacio se realizó para residencia de los Duques de Uceda. Sin embargo, los duques de Uceda no lo vieron concluido, ya que al poco tiempo de morir Felipe III (1621) se embargaron parte de sus bienes y fueron desterrados de la corte.
A partir de este momento se empleó como residencia de personas reales, de cortesanos y de nobles principales vinculados al servicio del rey. El 30 de Noviembre de 1654 se produjo un incendio que ocasionó grandes destrozos en el palacio. En 1679 se encarga su restauración y terminación al arquitecto Felipe Sánchez, en cuyas obras también trabajan Bartolomé Hurtado García y Francisco Herrera el Mozo. La falta de espacio en el viejo Alcázar hizo que en 1717 Felipe V diera la orden de trasladar a este palacio los consejos de Castilla, Indias, Órdenes y Hacienda, con sus respectivos tribunales, oficinas, contadurías y tesorerías. Desde este momento el edificio fue conocido y denominado Palacio de los Consejos.
En 1901 se hubo de reformar y regularizar parte de la planta debido a la nueva alineación que tomó la calle de Bailén para unirse con el viaducto, y, de nuevo, en 1960 se realizó otra importante reforma en el inmueble con objeto de recuperar su aspecto original, devolviéndole la nitidez a los granitos en cornisas, impostas, vanos, portadas, columnas, y a los ladrillos en los lienzos de la fachada. Durante gran parte del siglo XX el palacio siguió siendo la sede del Consejo de Estado y con anterioridad a la Guerra Civil se estableció el Gobierno Militar y la Capitanía General de Madrid, institución militar que permanece en la actualidad.

Palacio del Duque de Abrantes.- Calle Mayor, 86.
Fue construido entre 1653 y 1655 por el arquitecto Juan Maza. El primitivo edificio se trataba de un bello palacio flanqueado por dos torreones con chapitel que daban a la calle de la Almudena y a la del Factor, respectivamente.
Posteriormente, el edificio fue cambiando sucesivamente de manos. En 1842 los duques de Abrantes compraron y encargaron una profunda remodelación del palacio al arquitecto Aníbal Álvarez Bouquel, con el fin de acondicionarlo a los gustos aristocráticos de mediados del siglo XIX. Tras esta reforma la fachada presentaba nuevas embocaduras en los balcones y una nueva puerta principal.

En 1874, pasó a ser propiedad del senador progresista Manuel María de Santa Ana, quien estableció en el palacio la sede del periódico "La Correspondencia de España", función que desempeñó hasta que en 1888 los propietarios del periódico vendieron el edificio al Gobierno Italiano para establecer en él su embajada. Se procedió entonces a realizar una nueva reforma bajo la dirección del arquitecto Luis Sanz, en la que se derribaron los torreones, se abrió la fachada posterior y se realizaron las pinturas de la planta superior de la fachada principal. En suma, el palacio tomó su fisonomía actual. En 1939, la embajada de Italia se trasladó a la calle Juan Bravo, quedando el Palacio de Abrantes desde entonces como sede del Instituto Italiano de Cultura.

 

Edificio de la Compañía Colonial.- Calle Mayor, 16 y 18.
 

Este edificio comercial, también conocido como Conrado Martín, S.A., se instaló en 1909 sobre un antiguo edificio de viviendas de la calle Mayor, que previamente había sido reformado por los arquitectos J. Pedro y Miguel Mathet.

Esta reforma, de gustos modernistas, tuvo tan buena acogida por la crítica que llegó a solicitarse para sus artífices el premio del Ayuntamiento de Madrid a la mejor fachada construida en la ciudad en el año 1908.
 

Casi un siglo después el edificio conserva su aspecto original y sigue acogiendo una ferviente actividad en sus tiendas y oficinas.