Pedro de Ribera en Madrid (1681-1742.)
Nacido en Madrid, Pedro de Ribera está considerado como uno de los arquitectos más importantes del primer tercio del siglo XVIII.  La construcción en 1712 del catafalco para los Duques de Borgoña, tuvo una buena aceptación en la corte, y desde entonces fue recibiendo nuevos encargos de la Corona y del Ayuntamiento, que le permitieron ascender al cargo de teniente del maestro mayor, y granjearse una buena posición social. Su trayectoria profesional culminó en 1726 con su nombramiento de Maestro Mayor de Obras y Fuentes de la Villa, cargo que combinó con la realización de numerosos trabajos. Entre sus obras podemos destacar:
Cuartel del Conde Duque.- Situado en la calle del Conde Duque, da nombre a la misma. Fue mandado construir por Felipe V en 1717 para albergar a las compañías de los Reales Guardias de Corps, un cuerpo militar de élite que había sido creado en 1704 para la custodia y escolta de los reyes. La realización del proyecto fue encomendada al arquitecto Pedro de Ribera, quien lo concibió como un grandioso cuartel de estilo francés. El nombre de Conde Duque le viene dado, por estar asentado sobre el solar que ocupó el palacio del Conde de Aranda y Duque de Peñaranda, y no como erróneamente se viene identificando con el palacio del Conde Duque de Olivares.

En cuanto al edificio, es de unas enormes dimensiones -puesto que  albergaría a seiscientos guardias y cuatrocientos caballos- fue durante mucho tiempo el más grande de Madrid. Su planta es rectangular, y consta de tres patios, siendo el central más amplio que los laterales. Destaca la portada principal, de estilo churrigueresco, la cual consta de dos pilastras rústicas. Corona la portada el escudo Real.

En 1969 lo adquirió el Ayuntamiento de Madrid y encargó sus obras de rehabilitación a Julio Cano Lasso, con el propósito de devolver al edificio sus trazas originales y de contar con un edificio adecuado para albergar un centro cultural.

Hospicio de San Fernando.- Situado en la calle de Fuencarral, fue construido entre 1721 y 1726, para hospicio, bajo el patrocinio del Rey Felipe V. El edificio, de grandes proporciones, tenía capacidad para albergar a más de tres mil asilados. Lo más destacado del edificio es la fachada que da a la calle Fuencarral, más propia de un palacio que de un centro benéfico.

Es un bello ejemplo del barroco madrileño del siglo XVIII. De línea equilibrada, con una hermosa portada de granito, concebida como portada retablo, presidida por la imagen de San Fernando, obra de Pedro de Ribera, uno de los mas ilustres representantes del churrigueresco.

El grupo que representa a San Fernando recogiendo las llaves de Sevilla, situado en el nicho de la portada, fue realizado por Juan Ron, quien ya había ayudado a Ribera en la construcción del Puente de Toledo. Declarado Monumento Nacional en 1919, el Hospicio cesó en sus funciones en 1922.

El edificio fue adquirido por el Ayuntamiento de Madrid y restaurado profundamente por el arquitecto Luis Bellido. Tras su restauración, en 1929 se dedicó a albergar las dependencias del Museo Municipal, función que en la actualidad continúa desempeñando.

Fuente de la Fama.- Construida entre 1738 y 1742 por el arquitecto Pedro de Ribera -en un estilo claramente churrigueresco- está formada por un pilón circular en donde se puede ver una alegoría de la Fama acompañada de delfines, y rodeada de niños, conchas y hornacinas con floreros.

Cámara de Comercio e Industria.-

Dirección: Calle del Príncipe, 28, c/v Calle de las Huertas, 13.

Su sede ocupa el Palacio del Duque de Ugena. Fue construido por el arquitecto Pedro de Ribera entre 1730 y 1734 para residencia de los duques de Ugena. El edificio, responde a las trazas del típico palacete madrileño, destacando sobre todo la portada principal tan característica de la escuela de Ribera. Durante el siglo XIX, fue habitado por los duques de Santoña, siendo reformado en 1876 por el arquitecto Antonio Ruiz de Salces, quien copió la portada principal en la fachada que da a la calle del Príncipe.

A principios del siglo XX, el edificio pasó a ser propiedad del político del Partido Liberal José Canalejas, hasta que en 1933 la Cámara de Comercio de Madrid compró el edificio a sus herederos.

Filmoteca Nacional (Palacio del Marques de Perales) .-

Dirección: Calle de la Magdalena, 10, y Calle de la Cabeza, 23.

En 1732 el Marqués consorte de Perales mandó construir este palacio sobre los seis sitios que formaban un amplio solar en la calle de la Magdalena, en la manzana que unos años después sería conocida fiscalmente como la número nueve.

El palacio es de planta cuadrada y esta organizado en torno a varios patios interiores, respondiendo su organización interior al prototipo de residencia aristocrática del siglo XVIII. Lo más destacado es la decoración de la portada barroca con balcón superpuesto que realizó el célebre arquitecto Pedro de Ribera, compuesta por elementos florales y las orejetas típicas del barroco madrileño.
 

Entre 1979 y 1983 los arquitectos Manuel Sainz de Vicuña y García Prieto, y Manuel Sainz de Vicuña y Melgarejo rehabilitaron el palacio para convertirlo en la sede de la Hemeroteca Nacional. Con el nuevo siglo el palacio ha sido recientemente restaurado y acondicionado para acoger, desde mayo de 2002, las dependencias de la Filmoteca Nacional.

 

Portada de la Capilla del Monte de Piedad.- Pedro de Ribera realizó una bella portada barroca en 1733. En la década de 1960, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad decidió derribar este edificio de la plaza de las descalzas para construir uno nuevo, en cuya fachada trasera se colocó la portada de Ribera, como vestigio de aquel primitivo edificio.