Catedral de Nuestra Señora de la Asunción y de San Frutos

Se empezo a construir en 1525 según las trazas de Juan Gil de Hontañón. Fue consagrada en 1768.

Consta de una estructura de tres naves y girola. El crucero esta cubierto por una cúpula proyectada por Pedro de Brizuela en el siglo XVII.

Entre las capillas destaca la del Santísimo Sacramento con el magnífico retablo de José de Churriguera.

El altar mayor, obra de Francisco de Sabatini (1775), está dedicado a la Virgen de la Paz. La adornan esculturas de los santos segovianos San Frutos, San Geroteo, San Valentín y Santa engracia.

El coro conserva los sitiales góticos de la antigua catedral y esta franqueado por dos grandes órganos barrocos del siglo XVIII.