Puerta de la Claustra.-

Puerta de Madrid

Arco monumental construido hacia 1705 para conmemorar la toma de Madrid por los capitanes segovianos Fernán García y Díaz Sanz.

La puerta, uno de los últimos ejemplos del barroco segoviano, es más bien un arco de triunfo con el que recordar una de las pasadas gestas segovianas como fue la reconquista del Madrid árabe, según testimonio de Diego de Colmenares.
Hecha en piedra caliza, la puerta presenta un arco de sillares almohadillados enmarcados por pilastras rectas sobre pedestales de granito, disponiéndose a ambos lados sendos contrafuertes que favorecen la estabilidad del monumento. Dispuesta sobre un fingido entablamento, la cornisa da paso al remate, en donde se acumula la parte escultórica: dos personajes a cada lado, ataviados según la época, con penacho de plumas en el yelmo y armados de lanza en actitud de guardar esa entrada; en el centro, finamente labrado, el escudo real coronado por bolas. En el otro frente, el que mira a la ciudad, se dispuso el escudo de la misma.

Puerta de la Fuencisla.-

Arco monumental construido hacia 1700. Al exterior la  imagen de San Fernando, al interior, relieve con el milagro de María del Salto.

Ubicada en la carretera de Arévalo, repite el mismo esquema de la Puerta de Madrid, representando en sus relieves el milagro de la judía que habiendo sido despeñada desde las rocas próximas, fue salvada por intercesión de Nuestra Señora de la Fuencisla.