La Calle Real

Del Azoguejo sale la Calle Real, la calle principal de la ciudad, la de mas transito y comercio, por la que se sube hasta la Plaza Mayor. Recibió dicha calle en sus inicios el nombre de Cintería, pues fue despacho de hilos y cintas, según la costumbre de denominar a las vías según sus industrias características.

Partiendo del Azoguejo está dividida en los siguientes tramos: Cervantes (llamada anteriormente Calle Real del Carmen, por el suprimido convento situado en la actual Caja de Ahorros); Juan Bravo (en recuerdo del capitán comunero segoviano); Plazuela del Corpus (en la que se halla la antigua Sinagoga Mayor, en la actualidad iglesia-convento de Corpus Christi); y por último, Isabel la Católica, desde donde desembocamos en la Plaza Mayor

Arteria principal de Segovia, recoge un interesante conjunto arquitectónico que, partiendo de los siglos XV y XVI, llega hasta comienzos del siglo XX. Era típico el caserío medieval, de hasta cuatro plantas de altura, que se construía sobre solares largos y estrechos, con la planta baja dedicada al comercio. Una estrecha escalera, a la que se accede por una puerta situada en un extremo de la fachada, al estilo musulmán, conducía a las viviendas. Esta tipología urbana se conserva en la actualidad, pero sus fachadas originales de materiales pobres se cubrieron con esgrafiados a partir del siglo XIX.

La primera parada obligada es el Mirador de la Canaleja desde el que se contempla la montaña de la Mujer Muerta y el Barrio de San Millán. Frente a él la fachada del Teatro Cervantes, limitada por un cubo de la muralla.

Al tomar la curva, donde debería estar la Puerta de San Martín, entramos en la calle Juan Bravo

y nos topamos con una fachada de lo más peculiar, la Casa de los Picos, continuando por la Calle Real, en la pequeña Plaza del Platero Oquendo se alza el Palacio del Conde Alpuente de fines del siglo XV. Siguiendo por la callejuela, llegamos a La Alhóndiga, edificio del siglo XV que fue almacén de cereales y que en la actualidad, además de acoger al Archivo Municipal de la ciudad de Segovia, se ha convertido en sala de exposiciones y centro en el que se celebran diferentes actividades de carácter cultural.

Más arriba, llegamos a una magnífica plaza: un conjunto de edificios, que podrían transportarnos a la Edad Media si no fuera por algunos detalles modernos: es la Plaza de Medina del Campo, En el centro de la plaza está la Estatua de Juan Bravo. A la derecha sobresale el Torreón de Lozoya. A la izquierda está la iglesia de San Martín. A nuestra espalda dejamos la Casa del Siglo XV, donde dicen que vivió Juan Bravo.

Seguimos nuestro paseo: tras la iglesia de San Martín, descubrimos la Biblioteca Pública del Estado, que antes había sido una cárcel en la que estuvo preso Lope de Vega. Continuamos subiendo por la Calle Real y llegamos a un ensanchamiento donde hay una pequeña fuente: es la plaza del CORPUS CHRISTI. A la izquierda está la entrada que es un arco apuntado. Pero esta no es la puerta de la iglesia: hay que cruzar un pequeño patio y ahí sí que está la verdadera puerta de lo que fue la sinagoga mayor de los judíos.