Catedral del Salvador     

AVILA 

Levantada sobre una antigua iglesia románica, está dedicada a San Salvador. Es la catedral más antigua del gótico español, con la circunstancia de que la cabecera se halla incluida en las murallas, formando parte del conjunto defensivo. Su aspecto almenado y torreado, es mixto de templo y fortaleza.
Su construcción comenzó en el último tercio del siglo XII, iniciando las obras del cimborrio el maestro Fruchel, que hizo de la girola una pieza maestra de nuestra arquitectura medieval, para lo cual utilizó piedra arenisca de la Colilla que le da un curioso aspecto.
El cuerpo principal del edificio, ya de sillares graníticos, se finalizó en el siglo XIV. La planta de la catedral tiene forma de cruz latina con tres naves, crucero y girola; cuatro pilares góticos cistercienses sostienen las bóvedas ojivales, rectangulares y trapezoidales. En los siglos XV y XVI se añadieron el coro y el claustro.

El cimborrio recoge en su interior una doble girola, de dos naves concéntricas separadas por ocho columnas góticas y cerradas con bóvedas de ojivas sujetas por columnas góticas, y en la que encontramos nueve capillas, cinco de ellas empotradas en el muro: San Nicolás, los Velada, Nuestra Señora de Gracia, etc... siendo esta última capilla la Sacristía con el museo catedralicio.

 

 

A la dereha portada de la capilla de San Segundo, adosada al cimborrio de la Catedral, ya del siglo XVII.

Toda la construcción es de piedra de la Colilla, con manchas caprichosas de óxido.
 

Destaca el magnífico sepulcro que Vasco de la Zarza labró a primeros del XVI para El Testado, situado en el trasaltar.

Guarda en su interior un valioso tesoro pictórico y escultórico, de Berruguete, Juan de Borgoña, Santa Cruz y Vasco de la Zarza.

La catedral de Ávila fue declarada Monumento Histórico Artístico el 31 de octubre de 1914.