Catedral de Santa Cruz   -   Cádiz

Se trata de un templo de grandes proporciones, comenzado a construir en 1722 según proyecto del arquitecto Vicente Acero, el cual tras haber trabajado durante cinco años en la Catedral de Granada, deja ver en ésta la influencia de la anterior. Acero dimite y en 1739 se hace cargo de las obras Gaspar Cayón pasando en 1757 a su sobrino Torcuato Cayón.
Tras la muerte de éste en 1783, le sucede
Miguel Olivares hasta 1790, fecha en que las dirige Manuel Machuca. Finalmente desde 1832 hasta 1838, en que se dan por finalizadas, las dirige Juan Daura.
En todo este tiempo han transcurrido 116 años, a través de los cuales se ve el cambio de estilo y los gustos de los distintos arquitectos. Esta gran cantidad de arquitectos explica suficientemente la mezcla de estilos,
barroco en su planta y alzado interior hasta los capiteles, rococó en su ornamentación, principalmente en el friso del primer cuerpo, neoclásico
en el cascarón de la fachada principal, cúpula y torres.  

Exterior
Se trata de un templo de tres naves, con girola circular. La fachada principal está realizada con mucho movimiento a  base de formas cóncavas y convexas.

Posee tres pórticos.

El central tiene dos cuerpos, de los cuales el primero posee cuatro columnas corintias de fuste profusamente decorado y columnas estriadas, el segundo cuerpo es un gran ventanal flanqueado por los Santos Patronos, San Germán y San Servando, del genovés Esteban Frucos realizados en el siglo XVII.

Todo ello está rematado por un gran arco abocinado con frontón triangular, y sobre él se sitúa una escultura del Divino Salvador realizada en mármol de Carrara por Esteban Frucos. 
 

Las dos portadas laterales están rematadas por complejos frontones y flanqueadas por dos torres de planta octogonal con tres cuerpos; el primero almohadillado, el segundo con vanos entre pilastras y frontones y el tercero con columnas, cerrado con casquete semiesférico.
 

La fachada principal está rematada con candelabros y tiene dos cuerpos; el primero está realizado en mármol y el segundo en piedra caliza.
 

Las fachadas laterales son idénticas, en mármol y jaspe con las puertas de orden corintio, dedicadas una a San Germán y la otra a San Servando.

Interior
Es de planta de cruz latina con tres naves separadas mediante columnas corintias estriadas que sostienen un rico friso con decoración de rocallas y una compleja y movida cornisa; todo este cuerpo está recubierto de mármoles.
 

El segundo está dentro del orden clásico, de pilastras adosadas; este cuerpo, al igual que las cubiertas están realizados en piedra caliza.
 

De este interior destaca la amplia y compleja girola donde se utilizan bóvedas triangulares y cuadradas y las dieciséis capillas repartidas en las naves laterales.