Catedral de la Asunción de Nuestra Señora 
Córdoba

La catedral se comienza a construir cuando se conquista Córdoba en el siglo XVI siendo obispo D. Alonso Manrique, los planos fueron trazados en 1523 por Hernán Ruiz "El Viejo", muerto éste en 1547, le sucedió su hijo, que continuaría en ella hasta 1569.

El proyecto responde a una concepción gótica desarrollada en el siglo XVI y rematada en el XVII, por lo que las proporciones, arcos y bóvedas corresponden a un estilo tardo medieval, mientras que muchos de los temas decorativos obedecen al pleno renacimiento y aun barroco, como sucede en la tardía cúpula del 1600.

Gran parte de la mezquita fue derribada para construir la catedral, con planta de cruz latina. Se trata de una mezquita-catedral ya que las arquitecturas de ambas de algún modo están fundidas, incluso muchas zonas de la mezquita albergan capillas y dependencias de la Catedral.

Durante mucho tiempo a sido intervenida con varias reconstrucciones, para mantener la belleza de la catedral. Con todo, la obra resulta muy hermosa, tanto en su capilla mayor, con un retablo en mármol rojo de bellísima arquitectura (1688) y lienzos de Palomino, como el magnifico coro, cuya sillería talló cuando contaba ya setenta años el escultor Duque Cornejo, comenzada a labrarse en 1748, se terminó en 1957. No pueden dejar de mencionarse los soberbios púlpitos del siglo XVIII, con los símbolos de los Evangelistas, obra del escultor francés Michel Verdiguier.

La custodia de Enrique de Arfe comenzada en 1510 pasa por ser una de las mas bellas de España.

La mezquita-catedral cuenta con numerosas capillas adosadas al muro perimetral, muchas de ellas anteriores en fecha al templo catedralicio, datando las mas antiguas del siglo XIV tales como la de San Bartolomé y la de Santa Teresa por recordar algunas.