Catedral de la Asunción

Coria (Cáceres)

El edificio más emblemático de la ciudad, es la Catedral de la Asunción, uno de los monumentos más representativos de Extremadura, cuya silueta destaca sobre el resto de la ciudad y saluda a los caminantes desde lejos. Un bello edificio que sustituyó a la vieja catedral medieval.

Es en 1498 cuando el obispo Pedro Ximénez de Préxamo decide iniciar la construcción de la actual catedral, y durante los siglos XVI y XVII se alza su estructura, sus elevados y potentes muros, su única nave, amplísima y serena, las nervaduras estrelladas de sus bóvedas, y la expresividad de sus portadas, una de ellas, la más antigua, la del Evangelio, situada al norte, con sus pinceladas del gótico final y sus detalles del plateresco, obra de Martín de Solórzano.

Pero sin duda, la mas monumental es la Puerta del Perdón, de clara factura renacentista. La diseñó Pedro de Ybarra a modo de fachada-retablo, y en ella representó la Anunciación y el Nacimiento, la Adoración de los pastores y la Epifanía, rematada con los bustos de San Pedro y San Pablo, y de personajes de la antigüedad, como Cleopatra y Marco Antonio, o personajes bíblicos, todo ello dentro de un complejo sistema simbólico.
E
n 1748, se culmina la obra de la Catedral con el remate de la torre diseñado por Manuel de Larra y Churriguera. Es en esta época cuando se alzan los majestuosos pináculos y balaustradas que parecen ser los guardianes de la gran nave catedralicia. El desgraciado terremoto de Lisboa, ocurrido el 1 de noviembre de 1755, provocó la caída de la torre y de algunos de estos pináculos.
Afortunadamente, el tesón del Cabildo Catedralicio hizo que en poco tiempo se volviera a levantar el cuerpo de campanas y la media naranja, siguiendo los trazos de Churriguera.
El interior de estilo gótico con diferentes mezclas de diversos órdenes artísticos decorativos y arquitectónicos, nos depara un fabuloso Retablo Mayor, un espléndido coro, con su sillería gótica tallada en nogal, los sepulcros gótico y clasicista de los obispos Ximénez de Préxamo y García de Galarza, la Capilla de los Maldonado, los majestuosos órganos, y el recientemente inaugurado Museo de la Catedral de Coria, que situado en su claustro levantado en el siglo XIV y convertido en Museo de Arte Sacro, recoge una importantísima muestra de arte religioso, destacando su colección de pintura, orfebrería y una bellísima talla de la Virgen del escultor Lucas Mitata. Entre las reliquias que conserva, se encuentra el Mantel de la Sagrada Cena.