Catedral de San Pedro Apóstol 
Jaca (Huesca)
Esta Catedral constituye el punto de referencia más emblemático del románico. Se la llama primera Catedral románica de España porque, construida, en el último tercio del siglo XI, viene a ser el modelo de todo el románico español. En este momento está presentada como aspirante a ser declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.
Distinguimos la solemnidad del atrio principal que se considera en la historia del románico como una portada especialmente singular por sus dimensiones y por su sobriedad ocupa un destacado nivel en la historia de las portadas románicas.
La bóveda de cañón desde el arco de la entrada, arco de carpanel, expresa la sencillez tan característica del románico, sin adornos que busquen el halago de los sentidos, llegando a ser el arte más intelectual de la historia.
1.- Hac in scultura, lector, sic noscerecura:
P = Pater ; A = Genitus; Duplex (? )= Spiritus Almus. Hi tres iurequidem sunt unus et idem: Deus noster
 (En esta escultura,lector, procura conocer que la P (Rho) es el Padre, la A (alfa) es el Hijo y la Doble (omega) es el Espíritu Santo: estos tres son con pleno derecho uno y el mismo, nuestro Dios).
2.- Imperium mortis conculcans leo fortis.
( El león fuerte destruyendo el imperio de la muerte)
.

Las leyendas que aparecen en el  crismón describen e interpretan todos los signos:  

3.- Parcere sternenti leo scit, Chistusquepetenti.
( El león sabe perdonar al que se le echa a sus pies, y Cristo al que se lo pide).
4.- Vivere si quaeris qui mortis lege teneris huc supplicando veni renuens fomenta veneni, cor vitiis munda, pereas nemorte secunda.(Si deseas vivir tú que estás sometido a ley de la muerte, entra aquí a rezar rechazando las inclinaciones del mal, limpia el corazón de vicios y no perecerás con muerte eterna).
Se tiene por piedra principal del románico jaqués  el crismón del tímpano de esta puerta occidental. En él  los peregrinos veían significado todo su mundo interior: confesaban que Jesucristo es Dios, reconocían el misterio de la Trinidad Santísima, sometían sus pecados a quien los puede perdonar, se sentían libres y protegidos para realizar su camino.
Enmarcan esta joya del románico una serie de capiteles, tres historiados con la figura de Daniel en el foso de los leones de Babilonia a quién lleva alimento el profeta Baruc, y uno vegetal con las típicas hojas del acanto. Estilizados fustes, típicas bolas de los plintos y fragmentos de ajedrezado jaqués completan el románico de esta entrada.
Del siglo XVI son las estatuas que simbolizan un conjunto de apostolado y que fueron colocadas en este atrio a finales del siglo XVIII, procedentes del antiguo retablo del ábside principal de la catedral. En su origen los cuatro arcos eran abiertos, con sobrias verjas románicas, como es, en la actualidad, el primero de la derecha.