Catedral de la Asunción de la Virgen
JAÉN

Breve Historia

La Catedral de Jaén se levantó sobre la mezquita principal, ya en tiempos de Fernando III, y se dedicó a la Asunción de la Virgen María.

Siendo Obispo D. Nicolás de Viedma, se derribó la mezquita y se hizo en el mismo lugar un nuevo templo que perduró alrededor de un siglo, pues el Obispo D. Luis Osorio y, posteriormente, D. Alonso Suárez acometen su demolición y la nueva construcción, que fue proyectada en estilo gótico.

Sin embargo, siendo Obispo el Cardenal Esteban Gabriel Merino, natural de Santisteban del Puerto, coetáneo de los mejores artistas italianos del "Quinientos", se acometió la definitiva construcción de la actual catedral, dirigida principalmente por Andrés de Vandelvira, en el más puro estilo renacentista.

Es una obra realizada con el fin de hacer un "santuario al Santo Rostro".

Presenta planta de salón y consta de tres naves divididas por esbeltos y elegantes pilares cruciformes corintios, bastante separados, coronados por esbeltos y amplios arcos de medio punto que sostienen bóvedas vaídas.

La Sacristía es la obra cumbre de Vandelvira. Tiene ochenta columnas corintias, de las cuales 36 son de una sola pieza de piedra, todas en grupos de cuatro sobre 18 altos pedestales.

En el interior se pueden observar diferentes estilos, renacentista, barroco, churrigueresco y neoclásico.

Dentro del coro destaca el monumental órgano principal, que sustituye a uno anterior, de 1660, creado por fray Jayme de Begoños y reparado por Sebastián Alejo García en 1705.