Catedral de Santa María 

                                          LEÓN                                    

La Catedral de León es el más bello ejemplo del gótico español. Edificada sobre unas termas romanas del siglo II, entre los siglos XIII al XIV, fue palacio y posteriormente iglesia en el siglo XIII, fue construida por Manrique de Lara y el maestro Enrique, basándose en el puro gótico francés. Se comenzó su construcción hacia 1258 y se terminaron las obras en 1303.
Tiene planta de cruz latina, copia de la Catedral gótica de Reims, con tres naves separadas por pilares, otras tres en el crucero y un ábside pentagonal del que salen cinco capillas. Algunos interiores de la catedral son renacentistas. El edificio se cubre con sencillas bóvedas de crucería cuatripartitas.
Lo más característico de la catedral puede ser la indiferencia que hay entre sus dos torres, se construyo una primero, y la otra después. Por eso pertenecen a estilos arquitectónicos distintos.
Presenta la catedral tres fachadas, cubiertas por completo de esculturas góticas: fachada occidental, fachada sur y fachada norte.
La fachada occidental se denomina de la Virgen Blanca. En la puerta principal se halla la figura de la Virgen Blanca. Esta virgen está acompañada por dos apóstoles.
La fachada sur consta de tres portadas: la central con un tímpano inspirado en la puerta del Sarmental de Burgos, la derecha presenta en su tímpano la escena de la traslación de San Froilán a la catedral y por último la izquierda denominada de la Muerte.
La fachada norte también llamada de la Virgen del Dado.
El principal tesoro de la catedral son sus increíbles vidrieras, de los siglos XIII al XX, ocupan mil doscientos metros cuadrados y son el elemento decorativo más importante. Las más hermosas son las de la capilla mayor y el crucero.
Destacan así mismo el coro, del siglo XV, y la capilla de Santiago, ejemplo del gótico florido.

Interior de la Catedral : Si es bonito el exterior, el interior lo es aun mas.

Tiene treinta y un ventanales grandes, setenta y cuatro ventanas de triforio, diez en la parte baja, tres grandes rosetones y otro buen numero de ventanales distribuidos por la girola, capillas de la Virgen del Camino y otras muchas constituyen el interior de la Catedral.

     

  

 

De tres partes consta la temática desarrollada en las vidrieras.

La parte baja de la nave central representa motivos vegetales, típicos todos ellos de la región leonesa: roble, encina, vid, etc. La segunda parte o triforio representa temas heráldicos. Y la tercera o parte alta, grandes ventanales con la figuración de santos, reyes, profetas...

Evidentemente, estas partes hacen relación a este mundo las dos primeras-el reino vegetal y el dominio del hombre sobre la tierra-, y la tercera, la de grandes ventanales, al mundo celeste. Todo ello bajo el amparo de la bóvedas, símbolos de la otra bóveda celeste.