- Catedral del Buen Pastor -
San Sebastián

La catedral del Buen Pastor de San Sebastián, aunque por su estilo neogótico pretendía emparentarse con las grandes catedrales medievales, apenas tiene cien años: la primera piedra fue colocada en 1888 y la inauguración fue en 1897, en un acto al que acudieron la Reina María Cristina acompañada de sus hijos Alfonso XIII y la princesa de Asturias con la infanta María Teresa.

Es el templo de dimensiones más grandes de toda Gipuzcoa, y tiene el rango de catedral desde 1953.

Según cuentan, el arquitecto Manuel Echave se inspiró en la catedral de Colonia para construir la del Buen Pastor, y por este motivo la dotó de una gran cantidad de elementos decorativos: vidrieras, gárgolas, pináculos...

La torre, de 75 metros de altura, fue construida por Ramón Cortázar.

Para la construcción del templo fue necesaria la cimentación de un solar inundado por las aguas, pues hasta él llegaba el cauce del río Urumea.

Toda su arquitectura se construyó con piedra de sillería procedente de las canteras de Igueldo, las bóvedas con toba de Ocio (Burgos), la pizarra fue traída de Angers (Francia).

Se encuentra en el centro de la ciudad, rodeada de una pequeña plaza ajardinada en la que se levantaron dos monumentos dedicados a don Vicente de Manterola y al jesuita Padre José Vinuesa, príncipe y gloria, respectivamente, de la oratoria sagrada, según rezan sus correspondientes placas.