Catedral de la Asunción de la Virgen
Santander

En el centro de la ciudad de Santander destaca una manzana de edificios de piedra blanca y singular aspecto. A primera vista nadie diría que se trata de una catedral gótica, y Monumento Nacional desde 1931.

A pesar de las apariencias externas del monumento, lo cierto es que dentro guarda uno de los conjuntos góticos más estimables de toda la Cornisa Cantábrica, el propio de la vieja Abadía y Colegiata de San Emeterio, iglesia que durante tantos siglos presidió el puerto del mismo nombre, encaramada sobre un cerro, el de Somorrostro, cuyo lomo se alzaba más de quince metros sobre la mar que lo rodeó hasta hace doscientos años.

La peculiaridad que hizo único a este monumento entre sus contemporáneos radicó en estar formado por dos templos superpuestos de idéntica planta. El inferior, construido en torno al año 1200, es la actual Parroquia El Cristo; el superior, hoy Catedral -Basílica de Santander, se levantó a mediados del siglo XIII. Este último fue ampliado con crucero, cimborrio y girola en el curso de la restauración que siguió el gran incendio de la ciudad ocurrido en 1941.

Concluida la iglesia alta, se remató la Colegiata en el siglo XIV con un precioso claustro de sobrio carácter cisterciense, en coherencia con los dos templos precedentes, con su sala capitular y otra dependencias.

En el perímetro de la iglesia superior se conservan también algunas valiosas capillas clasicistas y barrocas.

A pesar de los avatares del tiempo, prácticamente se mantiene en pie más del ochenta por ciento de los edificios y estructuras labradas desde finales del siglo XII al XV.

Lo que hoy podemos contemplar en toda su sencilla y secular belleza es consecuencia de los procesos de restauración y recuperación iniciados en 1980, en cuyo desarrollo se ha llevado a cabo la realización de varias campañas de excavaciones arqueológicas.

En el curso de estos trabajos se descubrieron restos de los templos anteriores, así como el asentamiento romano del Puerto de la Victoria, origen remoto de la ciudad de Santander.

Cronología:
Siglos I al IV: Resto de época romana, instalaciones termales y fortificaciones. Posteriormente, pequeño monasterio bajo la advocación de los mártires San Emeterio y San Celedonio, en torno al que se agrupan gentes relacionadas con la mar.
Siglo VIII: Alfonso II El Casto, Rey de Asturias convierte la primitiva comunidad monástica en abadía (791).

 


Siglo XII: El Rey Alfonso VII convierte la Abadía de los Cuerpos Santos en Colegiata (1131). Alfonso VIII concede a los habitantes del entorno de la Colegiata el fuero refundador, dando a la villa jurisdicción sobre una amplia fachada costera (1187).Se empieza a construir la iglesia baja, actual Parroquia del Cristo.
Siglo XIII: A mediados del siglo dan comienzo las obras de la basílica o iglesia alta, formando dos templos superpuestos de idéntica planta.
Siglo XIV: Se construye el claustro y Hospital del Santo Espíritu (1312-1340).Un grave incendio destruye la zona próxima a la iglesia colegial (1343). A final de siglo, se elevaron sobre las naves del claustro las bóvedas de sillería.
Siglo XV: En la iglesia superior fueron abriendo capillas notables eclesiásticos y civiles.

Siglo XVI: Se termina el retablo del altar mayor.
Siglo XVII: Se añade por el Este un nuevo tramo al atrio, se construye la sacristía y el coro bajo (1668), se labra el tímpano barroco de la puerta principal (1669), se abre la puerta de Los Mártires al norte, con su escalinata monumental (1698).
Siglo XVIII: Se amplian las cabeceras, añadiendo algunas capillas laterales (1718). En 1754 Creación del Obispado de Santander, desmembrándose del arzobispado de Burgos. La antigua abadía alcanza el rango de Catedral. Menéndez de Luarca, levantó, junto al muro Sur, la nueva sala capitular y el archivo catedralicio y en 1789 realizo reformas en la iglesia baja que ocultaron capillas.

Siglo XIX: Se cubren las bóvedas y pilares de la iglesia baja con estuco imitando a madera (1845). Ampliación del coro bajo. Se realizan reformas para la caracterización neogótica de la iglesia alta (1889).
Siglo XX: Tras el incendio de 1941 que asoló la ciudad, se acomete la restauración, ampliándose la iglesia alta con crucero, cimborrio y girola. En 1952 se derriba el actual Palacio Episcopal, para construir la capilla de Santiago. En 1953 se inaugura la catedral recuperada. En 1980 se inicia proceso de estudio, recuperación y restauración del conjunto, que se continúa mediante la redacción del plan director de la Catedral de Santander.