Santa Iglesia Basílica Catedral de la Asunción de Nuestra Señora 

Segorbe (Castellón)

La antigua Ciudad de Segorbe, constituye el foco más importante y la capital de la comarca castellonense del Alto Palancia. Como sede episcopal, en Segorbe abunda la arquitectura religioso-eclesiástica, iglesias y conventos, más incluso que en otras ciudades de parecidas características si se tiene en cuenta el número de habitantes.

La catedral, con su claustro, torre y otras dependencias, se construyó adosada a la muralla, en el siglo XIII, aunque a lo largo del tiempo, sufrieron numerosos cambios y transformaciones. El conjunto quedó configurado en el siglo XIV, y a lo largo del XV se completaron diversas partes, entre ellas, capillas claustrales, capilla de El Salvador y Sala Capitular, la torre y el presbiterio.

El templo era gótico y de una sola nave, sin crucero y con capillas laterales entre los contrafuertes, según el sistema habitual y corriente en tierras valencianas. En los siglos XVI y XVII se llevaron a cabo varias reformas, como la construcción de la gran portada de corte clásico, con columnas dóricas pareadas y frontón partido rematado por ventanal. Pero la más importante fue la realizada entre 1791 y 1795, según el proyecto del arquitecto Vicente Gascó, que cambió por completo su aspecto.

Fachada y torre de la Catedral

Los altares de mármol, la decoración y la pintura mural del ábside con la glorificación de María, de Manuel Camarón (1806), y de los dos medallones de las bóvedas, de José Vergara, contribuyen a dar una visión conjunta de un espacio sereno y armónico, de cuidadas proporciones. El coro, cerrado por reja valenciana, tiene sillería barroca debida a Nicolás Camarón (1725 - 1726).

La catedral de Segorbe fue elevada a la dignidad de basílica por el Papa Juan Pablo II en 1983, junto con el Santuario de la Patrona de la ciudad de Castellón de la Plana, Nuestra Señora del Lledó.

 

Presbitero

Claustro