La Chulapona
Librereto de Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw, música de Federico Moreno Torroba.

Lavadero de Manuela en un distrito del viejo Madrid, 1893; Después de una Introducción orquestal la cortina se levanta para mostrar a las muchachas del lavadero, conducidas por Rosario, cantando una canción cuando Don Epifanio, padre indigente de Manuela, entra en el lavadero perseguido por Venustiano, padre de Rosario, que le busca furiosamente para cobrarle una deuda de dinero pendiente. El viejo hombre apenas tiene tiempo para ocultarse detrás de un estante de enaguas; y el prestamista, alagado por los elogios de las muchachas sale calmado temporalmente. Don Epifanio emerge, y después de agradecer a Rosario que no le haya delatado, se marcha. Aparece Manuela, La Chulapona, ella ama su vida de Madrid, el Señor Antonio, viudo y dueño de un café, flirtea con La Chulapona; pero aunque ella le respeta por su edad, Manuela está por José María. Rosario está celosa de Manuela y desea también a José María. Aparece Venustiano con dos policías para arrestar a don Epifanio. La Chulapona tiene que empeñar su mantón de Manila bordado para evitar el encarcelamiento de su padre.
Rosario está sola en el lavadero, cuando entra José María y toma suavemente a la bonita muchacha en sus brazos. Manuela que vuelve, detecta que ha interrumpido algo. Rosario despide orgullosa a su amante. La chulapona va a casa del prestamista a pagar la deuda y reclamar su mantón de Manila , cuando ve a José María con Rosario y su padre que van a los toros. Pero lo peor, es que Rosario lleva su mantón. Manuela se dirije a Rosario, acusándola de robarle tanto sus prendas como a su hombre.
Plaza de la Cebada delante del Café de del Señor Antonio; Juan de Dios, está bebiendo con los amigos cuando llega José María, con la cola entre las piernas, ha venido a ahogar sus dolores. Juan de Dios le aconseja que pida perdón a Manuela, en ese momento Manuela llega al café preguntando por Emilia la hija del Señor Antonio, que es amiga suya, Manuela va ha marcharse, y mira a José María. Antes de que ella pueda irse, el Señor Antonio los sienta juntos en una mesa. Observados por la parroquia la pareja se reconcilia.

Los Viveros frondosos de la Villa;
Manuela se va ha casar con José María, todos están allí, Rosario tiene unas palabras reservadas con José María. Ella le pide que vuelva, y cuando él la rechaza le dice que va a tener un hijo suyo. Mientras, Manuela recibe de las muchachas del lavadero el beso acostumbrado de la suerte; cuando Rosario se acerca, ésta le dice que va a tener un hijo de José María, y desde ahora es una mujer perdida. Besando a Manuela, se va. Recordando su propia niñez desgraciada, Manuela no quiere oír hablar de un niño nacido sin un padre y le pide a José María que se case con Rosario. Después, Manuela tranquilamente dice al Señor Antonio el dueño del café que si se quiera casar con ella. Antonio lleno de gozo, se apresura a contárselo a su hija y a los amigos.

Se estrenó en el Teatro Calderón de Madrid, el día 31 de Marzo de 1934.