Los Gavilanes
Con música del maestro Jacinto Guerrero, el señor Ramos Martín escribió para los gavilanes un libreto insuperablemente zarzuelero, que fue una de los factores en el resonante éxito de la obra.

Se sitúa la acción en una aldea de Provenza, en el año 1845, con el regreso de las américas de Juan el Indiano, que luce traje de los peruanos ricos. En sus años mozos estuvo enamorado de Adriana. Ahora encuentra a Adriana casada, ya mayor y con una hija, Rosaura, que es el vivo retrato de Adriana cuando era joven.
Juan atraído por los juveniles encantos de Rosaura, la corteja asiduamente, pero ella esta enamorada de Gustavo, Joven mozo del lugar,  que trae una rosa para la muchacha, y cuyo sentimental simbolismo lo canta en la famosa aria de La flor.
La gente del pueblo murmura por el proceder de Juan, quién también es desafiado por Gustavo para ver si es capaz de robarle su amor.
Al final Juan reconoce lo imposible de su amor, precisamente con la hija de la mujer a la que había querido en sus años jóvenes y desiste de su pretensión.

 

Estrenada en el madrileño Teatro de la Zarzuela en Noviembre de 1923, es sin duda la partitura mas robusta y lograda del maestro Guerrero.