Las Golondrinas
Libreto de Gregorio Martínez Sierra, con música de José María Usandizaga.

La obra es estrenada originalmente como zarzuela, aunque años más tarde, en 1929, el propio hermano del compositor, Ramón Usandizaga, la convertiría en ópera.

Usandizaga estrenó el mayor de sus éxitos: Las Golondrinas, en el Teatro Circo-Price de Madrid el día 5 de Febrero de 1914.

Las Golondrinas es un drama romántico en tres actos, que se desarrolla en el seno de una troupe de saltimbanquis. El grupo lo componen: El señor Roberto, director de la compañía y empedernido bebedor, su hija Lina; la escultural Cecilia; Juanito; Boby; y Puck, principal atracción del mismo.
Puck está enamorado de la bella Cecilia. Esta, se lamenta de las escasas posibilidades de futuro que su exuberante belleza tiene en este rodar de pueblo en pueblo, está harta de la pobreza, quiere progresar y el amor de Puck no la compensa. Ella quiere aplausos, riqueza, placer..., y desprecia a los saltimbanquis, no entiende esa gloria del camino que sí entienden Lina y Puck y ha decidido marcharse a buscar su propio triunfo.
Ha pasado el tiempo. El grupo se llama ahora Familia Sanders y nadie ha vuelto a saber nada de Cecilia. Puck ha conseguido renovar el espectáculo e interesar en él a poderosos empresarios. Su última creación es una Pantomima basada en los conocidos personajes Colombina, Pierrot y Polichinela. Tras el triunfo del espectáculo de la Familia Sanders, llega al teatro una nueva artista. Es Cecilia, convertida ahora en la Bella Nelly, quien también ha triunfado y que viene acompañada de su protector, el conde Stein.  El director del teatro le indica su camerino, mientras Puck y Lina se congratulan mutuamente por el éxito de la Pantomima, sin tener la mas mínima sospecha de la cercana presencia de Cecilia. En el transcurso de su alegre conversación, Puck oye la risa de Cecilia y la reconoce a lo lejos. Sale enloquecido tras ella, sin que Lina pueda evitarlo quedando esta desconsolada. Lina, al rato, sale de su camerino, ve aparecer a Puck solo y demudado.
Le reprocha haberse dejado embaucar otra vez por Cecilia y, no pudiendo contener el llanto, le confiesa entre lágrimas sus propios sentimientos. Puck le dice entonces que cuando ha intentado abrazar y besar a Cecilia, confiando en sus amorosas palabras, ésta, le ha rechazado bruscamente, se ha reído de él y le ha confesado que ama a otro hombre. Ciego de rabia y desesperación Puck la ha cogido por el cuello y la ha estrangulado. Aunque horrorizada todavía por el crimen, Lina se aferra a Puck cuando vienen a detenerle, intentando con todas sus fuerzas impedir que se lo lleven, pero al final son separados y ella queda sola, sumida en la mas trágica congoja.