El huésped del Sevillano
Letra de Juan Ignacio Luca de Tena y Enrique Reoyo, y música de Jacinto Guerrero.

 La acción de esta zarzuela se sitúa en la imperial ciudad de Toledo, a principios del siglo XVII.

 Juan Luis, un joven pintor, tiene el encargo del rey para que pinte una Virgen inmaculada. Conoce a Raquel y queda prendado de su belleza; es la mujer que busca para su cuadro.

 El Conde Don Diego, aprovechando la salida de Raquel de su casa, camino de la iglesia, la rapta, llevándosela al Mesón del Sevillano, en espera de la ocasión propicia para sacarla de la ciudad.  

Pero la justicia llama a la puerta del Mesón y Juan Luis hace ver toda la verdad a los representantes de la ley, y éstos se llevan detenidos a los malhechores.
 

 Raquel y Juan Luis ya no se separarán jamás. El pintor hará su obra mas completa, pintará el cuadro que el monarca le encargó, pondrá todo su arte al servicio de los deseos reales... y se quedará con el modelo para siempre.

La música del maestro Guerrero llevó al público a grados de entusiasmo.

Se estrenó en el Teatro Apolo de Madrid, el día 3 de Diciembre de 1926.