LA REVOLTOSA
La asociación de López Silva y Fernández Shaw, en el libreto, con Ruperto Chapí en la partitura, fue perfecta y produjo uno de los mas grandes aciertos del género chico.

La acción se desarrolla en Madrid en 1897, en una casa de vecindad donde viven Mari Pepa y Felipe. La acción es sencilla pero está llena de gracia e interés. Mari Pepa y Felipe están enamorados, pero diferencias de carácter hacen que no sean felices.
Mari Pepa encarna a la garbosa chulapa, guapa y desenfadada que coquetea con los hombres del vecindario, tipos con los que juega, sin exceder los limites de lo honesto. Ellos son hombres despreocupados que gustan del requiebro. Los devaneos de Mari Pepa despiertan celos en Felipe, que impiden la unión de los enamorados. Mari Pepa para atraer a Felipe, decide insistir y aumentar sus frivolidades y logra alborotar a los hombres del vecindario.

En este punto de la obra, las mujeres y novias, valiéndose de un chiquillo, citan a sus hombres por la noche en casa de Mari Pepa. Todos ellos acuden con la esperanza de llegar a una relación más estrecha. Mari Pepa rechaza al primer galanteador, que llega a la vez que las mujeres encienden las luces. Al iluminarse el patio, todo el vecindario se asoma y los galanteadores quedan en evidencia.
Aclarada la situación, Mari Pepa se va del vecindario en espera del día de la boda, para tranquilidad de Felipe.

 

Se estrenó la Revoltosa el día 25 de Noviembre de 1897 en el teatro Apolo de Madrid.