La rosa del azafran
La acción se desarrolla en tierras de la mancha, en una hacienda de labradores acomodados, donde se establece un idilio imposible por las diferencias de clase que los separa, entre la orgullosa ama Sagrario y Juan Pedro, un gañán distinguido que ha comprendido lo imposible de su intención con el ama Sagrario.

 

 

 



Al final Juan Pedro finge ser el hijo desaparecido de Don Generoso, un respetable y noble anciano, medio loco porque perdió a su hijo hace muchos años, y que en su demencia, recibe la aparición de Juan Pedro con los brazos abiertos. Sagrario que conoce la verdad de la historia, acepta la farsa y confiesa que a su orgullo le basta con que los demás se lo crean. Bienvenida sea la estratagema, si esta permite al fin, la felicidad de Don Generoso y la boda del ama Sagrario con Juan Pedro el gañán.

Federico Romero y Guillermo Fernández Shaw autores del libreto, situaron la acción en un lugar imaginario de la mancha y

Jacinto Guerrero le dió un brillante e inspirado tratamiento musical.

Se estrenó La rosa del azafrán en el madrileño Teatro Calderón el día 14 de Marzo del año 1930.