La fiesta de San Antón
Libreto de Carlos Arniches y música de Tomás López Torregrosa.


 Una calle céntrica de Madrid.

 Eusebio comenta con un alegre compañero conocido como El Pintao, sobre Antonio Olmedo, un guapo muchacho con     éxito entre las muchachas, del que se rumorea que engaña a Regina, su novia, con una muchacha, vendedora de helados,    llamada Felipa.

 Genara la esposa de Eusebio entra con el almuerzo de su marido, y les dice que ha sido testigo de una pelea entre Regina y Felipa. Después de separar a las dos mujeres, ella aconsejó a Regina que lo que tenía que hacer, es aclarar el asunto con Antonio y Felipa inmediatamente; pero a la luz del día. Regina se prepara para hacer frente a lo peor, y recrimina a Antonio sus continuos coqueteos con dos mujeres a la vez, advirtiéndole de que ella no esta dispuesta a seguir aguantando mas esa situación y se va.

Heladería de Felipa.

A los sonidos de una pianola del honky-tonk, los clientes dirigidos por el Señor Ramón y Leoncia están celebrando la fiesta de San Antón. Felipa y Regina discuten como tigresas, Eusebio y Genara tratan de separarlas, cuando Antonio llega en su caballo al galope. Hay una conmoción repentina; el caballo ha derribado al jinete, y Antonio cae al suelo sin sentido, después de que un boticario le administre los primeros auxilios y afirme que su lesión no tiene gravedad, Antonio abre los ojos y confiesa que no quiere perder a Regina, y desea a Felipa buena suerte y adiós.

 

Estrenada en el teatro Apolo de Madrid, el día 25 de Noviembre de 1898.