La Tempranica

Textos de Julián Romea con música de Gerónimo Giménez.

Don Luis tiene una caída del caballo al atravesar un barranco en plena sierra, cuando despierta ligeramente herido, se encuentra en una choza atendido por María, una gitanilla de 18 años que le cuida y ayuda durante su convalecencia. Durante los días que permanece allí, fue naciendo en ella un amor y una veneración únicos.

Don Luis, ya casado, y curado totalmente, trata de convencerla de la inutilidad de su insistencia. Miguel es un joven gitano, trabajador y serio, que quiere casarse con María, la gitanilla.

Don Luis acompañado de un grupo de amigos llega al lugar. María cree ver en su presencia un deseo de acercarse a ella. Y algo se rebela en su interior, hasta el punto de pensar en cometer una locura y abandonar a Miguel.

Gabriel su hermano, la arrastra a Granada, y allí a la vista de la mujer del conde y su hijo, vuelve a ella la tranquilidad, piensa en Miguel, bueno, honrado y de su misma clase, y regresa a su casa, dolida pero resuelta a ser feliz con Miguel.

 

Se estrenó La Tempranica en el Teatro de La Zarzuela de Madrid en el año 1900 con la participación de la soprano Concha Segura.