CABALLERO

Nace Manuel Fernández Caballero en Murcia, el 14 de Marzo de 1835.

 

Era el último de 18 hermanos y nació tras la muerte de su padre. Un cuñado, Julián Gil, detectó habilidad y capacidad musical en él y le recomendó para que prosiguiera las primeras lecciones que le había impartido. En 1850 se trasladó a Madrid donde estudió con Hilarión Eslava y Pedro Albéniz.

En 1854, dado su interés por la música teatral compuso su primera zarzuela, Tres madres para una hija, consiguiendo estrenarla con moderado éxito. Al año siguiente estrenó La vergonzosa en Palacio. En esos años actuó como violinista del Teatro Real y dirigió orquestas en varios teatros madrileños.
Poco a poco se convirtió en compositor habitual de zarzuelas que se estrenaban sin obtener grandes éxitos ni tampoco grandes fracasos. Fatigado de esta carrera un tanto gris, en el año 1864 se trasladó a Cuba, donde dirigió una compañía de zarzuela.
Regresa a España en 1871 y reemprende poco a poco su actividad como autor de zarzuelas. El éxito logrado con La gallina ciega (1873) y con La Marsellesa (1876) le consagran definitivamente.
Inicia entonces su creación más destacada, de la que han quedado en el repertorio habitual varios títulos como: Los sobrinos del capitán Grant (1877), El dúo de la Africana (1893),  El cabo primero (1895), El señor Joaquín (1896), La viejecita (1897) y Gigantes y cabezudos (1898).

En 1902, leyó su discurso de ingreso en la Academia de Bellas Artes sobre Los cantos populares españoles, y dos años más tarde pudo celebrar el cincuentenario de su dedicación a la música teatral con un homenaje que le tributó Madrid, ciudad en la que falleció el 26 de Febrero de 1906.